Antecedentes HistóricosPobresAusentesDoctrinaJurisprudenciaLegislaciónConsultasDirecciones UtilesInformación LegalGuía Judicial

 
 

JURISPRUDENCIA CIVIL

Volver Principal

Defensoría Pública Oficial de Pobres y Ausentes en lo Civil y Comercial Nº 3


SUMARIO PRESC00001

Defensoría Oficial Nº 3

Doble publicación edictal

Y VISTOS y CONSIDERANDO:
I.- El pedido efectuado por la parte actora con relación a la dificultad esgrimida respecto de tener que afrontar el costo de la publicación de los edictos ordenados en autos.
Asimismo, respecto de las manifestaciones vertidas por dicha parte en su presentación de fs. 342, segundo párrafo en alusión a la actuación desplegada por la señora defensora oficial de pobres y ausentes.
II.- Para analizar la cuestión requerida no debe perderse de vista que la notificación por edictos se esgrime como una ficción en cuanto al conocimiento que efectivamente pueda tener el destinatario de la publicación, pero sin embargo ello, debe mantenerse esta ficción mientras el fin que constituye su objeto no pueda lograrse por otros medios (Colombo, "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Anotado y comentado", Tº I, pág. 665, edición 1969).
Debido a lo evidente que resulta la ficción antes expuesta, el juez debe privilegiar todas las medidas tendientes a la efectiva averiguación del domicilio de la persona contra la cual se instaura la demanda ya que de no ser así, se afectaría gravemente la garantía de rango constitucional que constituye la debida defensa en juicio.
De esta forma, contrariamente a lo sostenido por la demandante, esta magistrada entiende que la actuación de la señora defensora oficial ha sido impecable, tal y como la función que desempeña la obliga a realizarla.
Es que no debe olvidarse que el apercibimiento previsto por la norma para quien no ha realizado todas las medidas tendientes a la averiguación del domicilio del contrario es la nulidad del proceso y el magistrado, como director de aquél, no puede dejar de observar el fiel cumplimiento de los recaudos necesarios para evitar que tal pena ocurra. En suma, antes de disponer la citación por edictos, se debe haber acreditado en el expediente que se han realizado todas las medidas posibles para notificar el traslado de demanda y así, convencer en forma sobre la imposibilidad del demandante para dar con el domicilio del accionado.
Téngase en cuenta, para el caso, que la notificación por edictos asume un carácter excepcional como medio de comunicación en el proceso y, además, son prácticamente remotas -como ya se dijo- las posibilidades de que el destinatario tome conocimiento de la resolución que se le hace saber por esa vía. Por ello el legislador ha sido estricto al rodear a las publicaciones edictales de una serie de requisitos que deben cumplirse (conf. Fassi-Yáñez, en "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación y demás normas procesales vigentes. Comentado, anotado y concordado", Tº I, pág. 712, edición 1988).
De ahí que la norma de rito exija, además de la publicación en el Boletín Oficial, en otro diario entre los de mayor circulación.
Sin embargo, la elección del segundo diario corresponde al juez, lo que no implica que el litigante pueda solicitar la sustitución de dicha elección por otra, pero con fundamento en la existencia de otro diario de mayor circulación, o con fundamento en que el elegido por el tribunal no tiene una difusión suficiente. Es decir, el pedido de sustitución puede fundarse válidamente si con ello se procura la efectiva notificación del contrario, mas no en cuestiones que -por el contrario- traigan como consecuencia que aquella ficción antes aludida sea aún mayor, como sería el caso de solicitar la publicación en alguna publicación de escasa circulación, con sustento en los costos que irroga otra de mayor tiraje.
Importa entonces (y volviendo sobre lo anterior) tener muy en cuenta que la notificación del traslado de la demanda resulta un acto procesal de suma importancia y que por ello, evaluar la posibilidad de prescindir de la publicación de edictos, se transforma en un acto que merece sumo análisis y un criterio muy restrictivo por parte del juzgador (conf. Areán, Beatriz A., en "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación concordado con los códigos provinciales. Análisis doctrinal y jurisprudencial", Tº 3, pág. 172. Dir. Highton-Areán. Ed. Hammurabi, edición 2005).
Así lo confirman los antecedentes jurisprudenciales que sostienen que "Es presupuesto de aplicabilidad del art. 146, in fine del Cód. Procesal la desproporción entre la cuantía económica del juicio y el costo de la publicación de los edictos, debiendo justificarse que los gastos que demanden los edictos son desproporcionados con la cuantía del pleito. Si se trata de la notificación del traslado de la demanda, el criterio a emplear a los efectos de prescindir de la publicación de edictos a que se refiere el art. 146, in fine de la ley del rito debe ser restrictivo, por encontrarse involucrada la garantía constitucional de la defensa en juicio" (CNCiv., Sala E, 21/10/97; íd. Sala A, 27/10/92; íd. CNCom., Sala D, 8/4/83, citados por Areán, Beatriz A., en op. cit. págs. 173 y 174).

De allí que "La circunstancia de tener acordado un beneficio de litigar sin gastos no exime al demandante de efectuar las publicaciones de los edictos en el periódico local" (Cám. Apel. Civ. y Com. Concepción del Uruguay, 1/4/94, citado por Areán, Beatriz A., en "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación concordado con los códigos provinciales. Análisis doctrinal y jurisprudencial", Tº 3, pág. 174).
III.- Teniendo en cuenta de esta forma los fundamentos expuestos, y que la subscripta aceptó la sustitución originaria del diario asignado para la publicación del edicto (fs. 336), la circunstancia esgrimida por la demandante para justificar el incumplimiento para con dicha publicación (carecer de medios para afrontar el costo de $300) aparece insuficiente.
En efecto, si bien la actora mediante su pretensión esgrime su reconocido derecho constitucional de acceder a la Justicia aún sin medios suficientes para ello, en el caso bajo estudio tal derecho se encuentra en colisión con el que le asiste al demandado y que ya fuera mencionado antes, al referir la garantía de su defensa en el litigio.
Y frente a dicha controversia, parece prudente entender que el costo que la publicación edictal demanda no resulta tal que pueda seriamente impedir el acceso a la Justicia que se reclama mediante el beneficio de litigar sin gastos. Máxime, cuando la pretensión resarcitoria que se demanda responde a la  cuantía consignada en el escrito de inicio ($120.000).
IV.- Son entonces todas estas consideraciones, jurisprudencia y doctrina cotejadas las que llevan en forma inexorable a rechazar la pretensión de la demandante, quien deberá cumplimentar con la publicación de los edictos en la forma ya dispuesta en autos .
TODO LO QUE ASI DECIDO .-
Cópiese, regístrese y notifíquese a la actora y a la señora defensora oficial. Esta última, mediante la vista que se conferirá a su despacho.-

SALA "" Juzgado Civil Nº 105 Dra. Graciela María Amabile Cibils
07/12/2007 Expediente Nº 108.679/2000 "M., L. G. C/G., J. D. S/INTERRUPCION DE PRESCRIPCION (ART. 3.986 C.C)"
 

 

 CopyRight 2005 -Defensoría General de la Nación-

República Argentina

 

Copyright © 2005 Defenpo